La Haya, Países Bajos «Recorrer las calles con el Glutton® es un placer. Lo aspira todo fácilmente».

Sr. PELLE

Responsable del Servicio de Limpieza

LA HAYA, Países Bajo

Documento de identidad:

ALGUNAS CIFRAS

  • Limpieza garantizada en todo momento
  • 525 000 habitantes
  • 200 000 visitantes al año
  • Ciudad inteligente
  • Sede gubernamental
  • Sede de numerosas instituciones internacionales

65 Glutton® en servicio

La entrevista

¿Podría comentarnos algo sobre su departamento?

Desde hace 16 años soy responsable de Haags Veegbedrijf, el servicio de limpieza de la ciudad de La Haya. Haags Veegbedrijf es una entidad compuesta por unas 700 personas. Todos los días recogemos los residuos de los espacios públicos: retiramos las malas hierbas, vaciamos las papeleras públicas, llevamos a cabo el mantenimiento vial, etc. Sin embargo, no nos ocupamos de la recogida de la basura doméstica.

La Haya y el barrio de Scheveningen se encuentran en plena expansión y están empezando a unirse. Ambos núcleos son responsabilidad nuestra. En conjunto, cuentan con unos 525 000 habitantes. La Haya es una de las cuatro ciudades más grandes de los Países Bajos. Es lo que se conoce como el G4: Rotterdam, Ámsterdam, La Haya y Utrecht.

¿Qué particularidades presenta su localidad?

La Haya presenta dos peculiaridades. Por un lado, es la sede del gobierno y, por otro, está situada en la costa. Ser la sede del gobierno supone que los jefes de estado nos visitan regularmente. Todas las embajadas se encuentran en La Haya, al igual que numerosos organismos internacionales. Debemos prestar especial atención a estas zonas.

Además, La Haya es una localidad costera y, lamentablemente, siempre encontramos una gran cantidad de residuos en la arena. Recibimos 200 000 visitantes al año, y el turismo en la costa va en aumento. Alrededor de un 20 % de los residuos se vierten en la playa y el malecón. Recorremos la playa con grandes tractores equipados con sistemas de limpieza, y para el malecón utilizamos el Glutton®. Aspiramos todos los residuos desde primera hora y hasta la medianoche, especialmente durante la temporada alta. Los vehículos más grandes no pueden circular entre la multitud.

Con el Glutton®, es posible. Utilizamos el aspirador Glutton® los siete días de la semana, y en temporada alta, hasta la medianoche.

¿Cuál es su misión? ¿Qué desafíos tienen que afrontar?

Nuestra misión es que la ciudad permanezca limpia en todo momento. Nuestro credo es «siempre limpia»: no queremos limpiar la ciudad, sino mantenerla limpia. No queremos llegar a un punto en el que digamos: «Hay tal cantidad de residuos que hay que limpiar». La ciudad debe estar siempre limpia. Por ello, limpiamos en el centro y alrededor de las multitudes.  Hay que limpiar visiblemente para crear una barrera al vertido de residuos. Cada vez se organizan más eventos, conciertos, etc., en la playa. El objetivo es darles una recepción adecuada. Hay que asegurarse de estar listos y permanecer así. Esta regla se aplica en la costa, pero también en el centro de la ciudad.

Nuestro centro urbano es magnífico: tiene muchos edificios antiguos, la sede del gobierno, la calle comercial... En esta última debemos limpiar los 7 días de la semana. Desde que se ha renovado, la mantenemos limpia en todo momento gracias a Glutton®.

¿Cuándo descubrió el Glutton®?

Descubrimos el Glutton® un poco por casualidad. Hace un tiempo, el país ofreció fondos para los «barrios sensibles» de varias ciudades importantes. Entonces nos pusimos en contacto con la empresa Glutton® para analizar si podíamos invertir en algunos barrios. Así empezó todo. Nos encantó trabajar con sus equipos. Los resultados fueron muy positivos. Y las cosas evolucionaron rápidamente, pasando de unos pocos equipos al principio a los 65 Glutton® que tenemos hoy en día. Fue todo un éxito.

¿Qué podría decirnos sobre el primer equipo eléctrico?

Fuimos una de las primeras ciudades en probar el Glutton® Electric. Para nosotros, el desarrollo sostenible es importante. Cuando aparecieron los dispositivos eléctricos, nuestro lema pasó a ser: «todo eléctrico». Desde el principio, Glutton® cumplió con el compromiso de aguantar ocho horas. ¡Es genial! En todo este tiempo y en todos los años que llevamos trabajando con Glutton®, nunca he tenido que ir a recoger un Glutton® averiado.

En su opinión, ¿cuáles son las ventajas del Glutton®?

Gracias a Glutton®, podemos limpiar lugares inaccesibles manualmente con unas pinzas o con grandes barredoras. La ciudad tiene una gran ocupación, que es aún mayor en el centro. Hay muchos lugares en los que se acumulan los pequeños residuos, y gracias a Glutton® podemos acceder a ellos.

El Glutton® presenta una gran potencia de aspiración y lo recoge todo: puede circular entre las bicicletas, los árboles, alrededor de estos últimos, pasar por las puertas, etc. Hasta el último rincón queda limpio. Con el Glutton® se puede mantener todo limpio, incluso los canalones.

¿Cree que el Glutton® representa una buena solución para los usuarios y los habitantes de la ciudad?

Recorrer las calles con el Glutton® es un auténtico placer. Se puede mantener todo el vecindario limpio con gran facilidad. Para los empleados, el Glutton® resulta fácil de usar y les permite realizar mejor su trabajo, ya que pueden utilizar varios equipos. De este modo, el trabajo es más variado.

Y para los habitantes de la ciudad, es ideal. Se puede utilizar en medio de la multitud y por la mañana temprano. Además, los transeúntes reaccionan: señalan el equipo, se paran para mirarlo, etc. El Glutton® limpia visiblemente y supone un obstáculo para el vertido de residuos. Esto da a los residentes la sensación de que su ciudad está limpia.

¿Está La Haya a punto de convertirse en una «ciudad inteligente»?

Sí, así es. Estamos poniendo en marcha una aplicación destinada a nuestro personal. Disponemos de unos 60 equipos de servicios de barrio: equipos que cubren una zona específica de la ciudad, un barrio en concreto. Esto también permite crear vínculos con los vecinos de dichos barrios. Además, estamos diseñando una aplicación que ofrece la posibilidad de registrar algunos aspectos con mayor facilidad, además de planificar el trabajo del día siguiente; por ejemplo, con el Glutton®. Los ciudadanos pueden señalar los problemas que ven de forma sencilla. En La Haya tenemos una aplicación, llamada «buiten beter» («mejor fuera») con la cual los habitantes pueden indicar cualquier problema que exista.